Un punto de partida en ambas direcciones




Tal vez no sabemos cómo, o por qué, pero en un punto de nuestra vida nos hemos dado cuenta de que tenemos conductas auto-dañinas: reprimimos emociones, manipulamos realidades, exacerbamos fantasías, ignoramos el cuerpo, funcionamos en automático, nos prohibimos frenar, etc.

El momento en que nos damos cuenta de que gran parte del conflicto lo hemos creado a través de conductas inconscientes automáticas, es el momento de no retorno. Este se convierte en un punto de partida en ambas direcciones: hacia nuestro registro pasado, en pos de sanar y limpiar el daño, los bloqueos, las memorias, la sombra; y hacia nuestro registro futuro, comprendiendo que debemos cambiar formas de proceder para no hacernos mas daño y no acumular mas sombra.

Por un lado, buscamos herramientas para comprender y sanar lo hecho. Por otro, aprendemos y utilizamos nuevos recursos que nos permiten mantenernos conscientes y no recaer en las conductas de auto-daño.

No es suficiente sanar el pasado. Es necesario también crear un nuevo futuro. Para ello debemos recrearnos, educarnos, capacitarnos, en base a conductas conscientes de auto-cuidado, auto-compasión y profundo amor hacia uno mismo.


Marcela Thesz Instructora (351) 6473 543 (whatsapp).
Técnicas de autocuidado. Terapia energética-corporal.
Chi kung. Meditación. Sanación del útero.